El Flamenco, como es arriba es abajo.

El Flamenco, como es arriba es abajo.

El Flamenco, como es arriba es abajo.

Insisto en que el flamenco es la vida y no lo hago de una forma romántica, sino por esto de que como es arriba es abajo, según uno de los siete principios espirituales del Kybalion. Enunciando que, por correspondencia como es en el macrocosmos lo es en el microcosmos, por ende, como es la vida es el flamenco.

Si nos vamos un poco más cerca y hablamos de la vida propia, así como es nuestra vida, es la vida misma con sus ciclos y polaridades. Con temperaturas máximas y mínimas de frío calor y el rango entre ellas. La vida tiene procesos de causas y efectos como el dolor del nacimiento, donde nada más nacer sufrimos y gozamos, estando obligados a cambiar de estado sin apenas ser conscientes de esto. Pero hay una fuerza, una energía más grande que todo que nos impulsa a vivir, porque si no lo hacemos, morimos. Es esta contradicción natural de la vida, donde para vivir tenemos que doler, o para vivir tenemos que no morir y a partir de allí, lo que la vida nos depare: una familia particular, con una historia propia y un camino a seguir. Siempre y en todos los matices de estos caminos individuales, desde la vida más desdichada hasta la vida más agraciada, hay momentos de dolor y de dicha intensos. Entre esta subida y bajada basamos nuestra historia.

Me pregunto para qué insistimos en hacer del flamenco una especie de vida ideal en el paraíso, haciendo de él una vida perfecta que no existe.

Desde los orígenes bíblicos, por ejemplo, fuimos expulsados del paraíso por pecadores, sin embargo, buscamos la impecabilidad en un intento de regresar al edén, como se si tratase de Flamenco sin pecado concebido. Mirando en los orígenes biológicos, hemos sido una suerte de transformación, comenzando por una semilla unicelular sensible y sintiente, sin razonamiento. Ese es nuestro origen. Hasta llegar a ser un núcleo multicelular lleno de redes eléctricas y pensantes, pero, al servicio de este origen, no olvidando esta sensación física como si ella no valiera.

El origen del flamenco viene del sentir, y el orden mental hizo que se expresara de esta manera tan maravillosa para los que amamos el flamenco, pero el origen es el sentir en la piel. Sensaciones de frío, de hambre y de calor, de estremecerse de miedo y de fuerza hasta el agotamiento. Hasta la felicidad de una madre al ver en los ojos de un niño recién nacido es una contradicción, porque el niño está sufriendo de dolor en ese primer llanto de gloria, en el que venció a la muerte. Alegría y sufrimiento son parte de lo mismo.

Me pregunto, para qué insistimos en olvidarnos de este origen. ¿Será para olvidar aquello que tanto nos duele? Para qué insistimos en hacer una vida impecable que no existe. En el flamenco no es verdad, puesto que como es arriba es abajo y porque como es en el flamenco es en tu vida y no es posible crear una vida ideal, porque tu vida es tu vida con todo lo que tiene, con origen con tu historia, con tu camino y tu fin.

La India

Flamenca-Terapeuta corporal- Escritora

www.la-india.es

Las cinco patas del gato de la exploración emocional.

Las cinco patas del gato de la exploración emocional.

Así me dicen mis hijos siempre, “mamá, tú le buscas las cinco patas al gato”. Y es verdad, ellos me definen muy bien porque ese es mi trabajo de exploración emocional. Buscar donde tú no ves, porque el gato en verdad es un ciempiés.

Mi sensación es pura intuición, no puedo razonar, no tengo elementos para ello porque no es mi historia y no puedo ser subjetiva. Sólo encuentro símbolos que en principio son inentendibles y que poco a poco con el proceso de la exploración van cobrando sentido. Cuando esto ocurre, esa abstracción adquiere significado para ti y eso que es tuyo porque sentías su presencia como algo molesto que impedía seguir tu camino, te retenía, te bloqueaba o te estaba lastimando ya puedes nombrarlo, ya sabes qué es. 

Yo no busco la quinta pata al gato por gusto, a pesar de que es una aventura tan divertida como escabrosa, esto lo hago porque es mi cualidad especial: mover las aguas profundas y pantanosas de tus recuerdos putrefactos para traerlos a la luz de la vida, desinfectarlos y ayudar a sanar. Y en esta búsqueda, tú eres mi guía.

Es mi cualidad, pero no puedo hacerla yo sola, te necesito por dos razones: una para acompañarte en tu proceso de exploración emocional y dos, para poder salir desde dentro de mi propia caverna del averno.

 

El viaje es como entrar a una gruta profunda, gaseosa, espesa y casi sin espacio donde respirar y andar. El objetivo es encontrar la pieza del puzzle. Y el camino es un laberinto y para explorar, necesitamos tiempo y mutua confianza. Voy allí guiada por la voz de tu corazón, aunque a veces la voz de tu razón me grita tan fuerte que hace que la gruta se estremezca como si fuera el ojo de un volcán ultraterreno y no me deja oírte, entonces tengo que quedarme quieta y conectar con mi corazón, necesito yo misma regresar a mi centro, para desde allí reconectar con tu corazón. Porque tú y yo somos lo mismo, somos parte del uno. Este terremoto seguramente se ha desatado por algún agujero que logré hacer en la galería para seguir avanzando y te ha dolido en tu piel, sé que puede ser así y tú también, pero tu niña o tu niño interno se queja y es normal que así sea. Porque tu niño interior es el que estamos buscando y que encerrado en el fondo de la cueva tiene tanto miedo y tanta desconfianza que no sabe si vamos a por él, para seguir castigándolo. Cuando tú lloras yo lloro en mi corazón, aunque sé que me necesitas y no puedo dejar que mi niña se ponga a llorar con el tuyo, porque tú y yo sabemos que lo que buscamos es la paz y que a veces hay que reconstruir derribando cimientos oxidados. Entonces cuando el niño llora, lo abrazamos, lo acompañamos y cuando se calma y vuelve a confiar, seguimos el proceso.

Siempre encuentro esa quinta pata y la sexta y la séptima(…), todas partes de ti que con respeto te muestro y que tú vas injertando en tu piel, aprendes a cuidar la herida hasta que cicatriza y con el tiempo, luego de seguir mirando y sanando cada día paso a paso, finalmente puedes quitar la venda y ves que esa herida se ha difuminado, es parte de ti, se ha integrado al funcionamiento total de tu ser. Así, tus partes ahora se han renovado, ahora sabes del tiempo y de los sinsabores que te llevó recuperarlas, por eso ahora las cuidas y las amas. Así nos despedimos y tú te vas reluciente a probar tu nueva piel en la vida real, que, aunque sea piel de bebe, sabes ya cómo protegerla y nutrirla de amor, convirtiéndote en la madre de tus heridas. Y yo me quedo contigo siempre en mi corazón.

Hay otras veces, sigo encontrando patas y desde el fondo de la cueva, con en el barro hasta las rodillas, las lanzo hacia arriba del hoyo para que las cojas. Pero esta vez  se regresan cayéndome en toda la cara. Ese es el momento en que ya no quieres seguir, que necesitas parar. Yo, desde el fondo vuelvo a intentar lanzar la pata arriba, para comprobar si ha sido un error, una confusión o tal vez estabas distraído, pero la pata vuelve a caer al hoyo. Espero, vuelvo a quedarme quieta y hago un último intento, pero nada. Entonces yo respeto tu decisión, respeto tu vida y acepto que ya no quieres mirar. Te veo ir con tus partes a medio cicatrizar, primero me preocupo, pero al final confió. Siempre confió en el proceso de la vida que es más grande que yo. Yo sé que tú sabes que quedan patas por recoger y sabes que puedes venir a por ella cuando tú quieras o buscar otro explorador que te acompañe de otra manera, porque lo que buscamos en el fondo de la oscuridad es la completud, la plenitud, la luz, la verdad y para esto hay que atravesar el laberinto de estiércol y salir por el otro lado, quien sabe, quizás a otra vida.

Otras veces, las más dolorosas, no solo que la pata se me regresa, sino que viene con maremoto, terremoto, bombas de estruendo y voces que gritan “esta pata es muy sucia y fea y no es mía, estás equivocada, ya no puedes ayudarme más”. Y yo te veo partir, tal vez no regreses jamás. Yo sé que soy tu herramienta, que tú me guiaste hasta allí y que ha sido duro, por eso, es momento de buscar otro explorador que pueda ir por otro camino para llegar al mismo lugar. Te deseo que, aunque no hayas creído en mí, no hayas dejado de creer en ti y sigas buscando, sigas siempre buscándote.

Y tú, siempre estarás en mi corazón, porque gracias a ti yo sigo buscándome.

La india

Exploradora emocional.

www.la-india.es

Bloqueo: Herramientas para trabajarlo a la hora de bailar.

Bloqueo: Herramientas para trabajarlo a la hora de bailar.

Cuando estás en un momento de bloqueo, de tensión, presión o conflicto creativo y no sientes cómodo tu baile ni tampoco te identificas en él, entras en una suerte de competencia encubierta. Te comparas y te valorizas en función de los demás. Sólo miras tu propio hueco y este, se hace cada vez más grande. Con la necesidad de volver a ti, entras en el círculo vicioso y desgastante de intentar resolver mediante más esfuerzo, metiéndote cada vez más a ese hoyo de soledad e insatisfacción.

Con la Supervisión para Flamenc@s, te puedo ofrecer una mirada objetiva de tu baile, porque muchas veces nos encerramos en depurar la técnica para que los pasos salgan claros, pero no tomamos perspectiva. A veces tomando distancia y observando desde lejos vemos en conjunto y esto es lo que hago en la Supervisión.

Una de las herramientas que trabajaremos, es hacer consciente tu cuerpo mediante ejercicios de la Técnica Corporal Consciente para el baile Flamenco. Usando tu propio potencial para sentirte y reconocerte dentro de tu cuerpo, es como la transformación comenzará a ocurrir. Porque esta forma de trabajar es saludable para el cuerpo y las emociones, donde no estas criticándote o comparándote y sobre todo no necesitas ponerte la máscara para tapar la inseguridad que, con el tiempo duele mucho y la estima se socava creando dolor emocional.

Miro también la estructura y el montaje de tu baile. Con tantos maestros aquí en Sevilla algunos alumn@s que vienen por corto tiempo, se fascinan y quieren tomarlo todo sin saber qué buscan exactamente, compran pasos y estructuras que intentan llevar a su casa, a sus músicos, su país o a una pista. Pero esta estructura del baile comprada y copiada seguramente no te viene bien, porque hay algo que te separa de ese aprendizaje y es el tiempo que no te das para aprehenderlo.

Si bien honramos a nuestros maestros flamencos que nos lo dan todo, también tenemos que honrar nuestra individualidad. Cuando luego de insistir en un baile hay partes que no te gustan, no te salen, no te quedan bien, no te identificas con algunas partes, te equivocas siempre en la misma secuencia, o te da miedo entrar en esa “escobilla difícil”, es porque la estructura de tu baile está fallando y tus sensaciones no están allí, no te lo has pasado por tu cuerpo.  Entonces, si tú no estás metiendo las sensaciones de tu cuerpo en la estructura de este baile, no te comunicas contigo y así es imposible que logres comunicar armoniosamente lo que quieres a los músicos que hacen el sonido de tu baile,o que sencillamente comprendas el sentido de lo que estás haciendo: como los matices sonoros e intensidades de las diferentes partes, aunque trabajes con pistas.

Por eso, otra herramienta que utilizo en la Supervisión es hacer que la “Estructura” de tu baile te exprese a ti y cuando haces esto tu baile se sana y tú también te transformas.

Cuando estás en un momento de bloqueo, de tensión, presión o conflicto creativo y no sientes cómodo tu baile ni tampoco te identificas en él, entras en una suerte de competencia encubierta. Te comparas y te valorizas en función de los demás. Sólo miras tu propio hueco y este, se hace cada vez más grande. Con la necesidad de volver a ti, entras en el círculo vicioso y desgastante de intentar resolver mediante más esfuerzo, metiéndote cada vez más a ese hoyo de soledad e insatisfacción. Con la Supervisión para Flamenc@s, te puedo ofrecer una mirada objetiva de tu baile.

Hay un proceso de incorporación de la estructura del baile que hay que revisar y dar tiempo a procesar, cómo te apropias, lo trabajas y lo haces tuyo, qué momentos podrían aportar más a tu arte y cuáles es mejor descartar. Hay veces que la estructura no está bien montada, es decir la has aprendido y la has querido encajar a ti, sin tomarte en cuenta. Otras, la estructura no está clara y el baile es muy tenso.

Otra herramienta fundamental es la “Expresión” ¿Qué expresas cuando expresas? Crees que estás mostrando tu arte, pero estas mostrando lo que quieres esconder. De alguna manera con la supervisión o asesoramiento, es como si encendiéramos la luz para ver en la oscuridad de tus emociones.

El principal problema, es hacer el baile de otro no teniendo idea de cuál es tu baile, solo interpretas el baile que te han enseñado o que has comprado en un cursillo, e insistes en hacerlo tal cual sin tenerte en cuenta.

Alivia mucho mirar objetivamente, obtienes las respuestas que buscabas y estas son muy claras y contundentes.

En la supervisión para Flamenc@s, se hace una interpretación de tu baile. Miro el baile que muestras también a través del manejo de tu propia energía, la forma de respirar, tu actitud corporal; a veces estás pendiente de disimular lo que te da miedo en lugar de disfrutarte.Cuando estás en un momento de bloqueo, de tensión, presión o conflicto creativo y no sientes cómodo tu baile ni tampoco te identificas en él, entras en una suerte de competencia encubierta. Te comparas y te valorizas en función de los demás. Sólo miras tu propio hueco y este, se hace cada vez más grande. Con la necesidad de volver a ti, entras en el círculo vicioso y desgastante de intentar resolver mediante más esfuerzo, metiéndote cada vez más a ese hoyo de soledad e insatisfacción. Con la Supervisión para Flamenc@s, te puedo ofrecer una mirada objetiva de tu baile.

Cuando hay personas que tienen el personaje flamenco más trabajado cuesta verlo, porque están más entrenadas en ocultarse detrás de la máscara, camuflando los sentimientos. Lo que no quiere decir que los tengan vistos o trabajados, pero sí saben ponerse el personaje del disimulo, así muestran bailes muy montados donde nada se escapa ni siquiera la emoción. Estos bailes, también dejan sensaciones internas de infelicidad. El público no sabe por menores de lo que acontece en ti, pero sí percibe como un sensación extraña o corte de energía en la fluidez del baile.

Tú por tu parte encuentras como solución estudiar más, pero eso no alcanza, hay que hacer otro tipo de mirada, hay que ir por otro camino.

Cuando comprendes la historia de tu baile y la aceptas con humildad que tiene que ver con la historia de tu vida, aceptas este bloqueo sin esforzarte por olvidarlo o enmascararlo. Mediante este trabajo de Supervisión, recuperas partes de ti, porque en aquello que se ocultaba, está tu fuerza vital y creativa.

¿Cómo es la sesión de Asesoramiento?

Necesito verte a través de un vídeo que tú me envíes, y este tiene que ser de alguna vez que te hayas grabado bailando, tanto en tu clase como en un escenario, de forma grupal si aún no lo has hecho sola, pero tiene que ser claro para poder verte de cuerpo entero, y tiene que ser un vídeo porque me da la posibilidad de mirar de principio a fin como vas llevando tu baile, tu actitud y tus fallidos que siempre se filtran. Luego podemos si lo prefieres vernos de forma presencial u on line, para hacerte la devolución y trabajar con los ejercicios que mejor te convienen.

Voy a detenerme en la forma en que usas tu técnica, el montaje y estructura de tu baile y lo que expresas en tu baile. Hay dos instancias, primero te haré una devolución y segundo, tú te llevas la información para trabajarla en tu estudio y en tus clases, tanto las que das como las que recibes. En la Supervisión para FlamenC@s revisamos cómo estás utilizando la técnica, para aprender a hacerla consciente, dónde tu baile no fluye y qué es lo que expresas en él.

¿Cómo trabajamos en Supervisión?

Cuando ya hemos dado el primer paso con el Asesoramiento, puedes o bien con estas nuevas herramientas instrumentar tu camino a seguir, o continuar con un seguimiento mes a mes. Notarás cómo cada encuentro revela nuevos aspectos de ti que se reflejan claramente en tu baile. Al trabajar con los ejercicios de la Técnica Corporal Consciente, tu cuerpo adquiere confianza en sus movimientos y tú comienzas a comprender cómo tus emociones más temidas: bloqueos, las comparaciones, la falta de flamencura y no sentir que tu baile te expresa, comienzan a tener un sentido y con esto se hacen más ligeras cada vez, hasta poder transformarlas creativamente en el proceso de investigar tu baile.

Puedes leer las experiencias compartidas de personas que han trabajado su baile como Verónica , Ana , Nurh ,  Pilar , Pilar, Melina, Marisa y Rosa hay muchas más en mi blog.

La India

Terapeuta Corporal-Flamenca-Escritora

www.la-india.es

Es un difícil proceso de destrucción de bloqueos. Por Nur Nahid Muñoz.

Es un difícil proceso de destrucción de bloqueos. Por Nur Nahid Muñoz.

Supervisión del proceso de transformación de tu baile cada 21 días

1ª sesión:

No sé por dónde empezar. Son tantas experiencias. Voy enumerar unas pocas. Estoy haciendo los ejercicios que India me orientó en nuestro primer encuentro. Una hora y media nunca menos, sin parar. La misma coreografía que hacía con mi grupo, pero ahora mirando cada brazo, mano, pie, postura y muchas cositas que estoy descubriendo a cada día. Un montón, como distribución de peso, esto no tiene fin ¡eh!

Empiezo con una oración y meditación, después abro el grifo del sudor. Hoy ha pasado algo diferente de los otros días, he podido percibir cuando el emocional atraca mi persona y consecuentemente mi baile. Pero decidí hacer algo en relación a eso, resolví bailar con esos sentimientos y bailé con el dolor. Ha sido única la experiencia.

Me doy cuenta también que hice muchas clases y muchas tablas pero nunca había mirado a mí, Nur, en el espejo para trabajar mi baile con dedicación, primor y técnica. Ya veremos el resultado del trabajo, pero vivir esos momentos está siendo una pasada. Y Nuevamente. ¡¡Gracias India!! Dios te bendiga”.

2ª sesión, 21 días después:

“Hola, les comento como va mi evolución en el trabajo que India  me está proporcionando. Estamos en la segunda etapa de otros 21 días, donde estoy trabajando puntos frágiles de mi baile con relación a brazos, giros y también compás. Ahora empecé a bailar el mismo baile pero con claqueta y también con la música. La verdad es que he estado peleando y perdida con la claqueta por algún tiempo, pues estaba acostumbrada con la música grabada. Me he dado cuenta que ese trabajo ha abierto muchas puertas para mí. Herramientas que antes no tenía y una esperanza que ya la había perdido, pues no salía del mismo sitio con los mismos errores. Nadie me orientaba mirando a mí directamente y solo a mí. Esto quiero contar a todos, el valor que tiene un «personal bailaor» es impresionante. Y me pregunto: ¿Cómo no había pensado en eso antes? Pues eso es, continuar desgravando y luchando contra límites ¡¡Abrir caminos, ir adelante sin mirar atrás!! y al lado jejejeje”.

Abrazos.

3ª sesión: 42 días después:

Hoy he entregado el video de otros 21 días más a India. Este video no está perfecto, es un proceso muy difícil de destrucción de bloqueos, aprendizaje de caminos para el cuerpo y también para el alma. El primer paso ha sido la decisión. Y luego viene la búsqueda de más seguridad, más disfrute, más soltura del mantón, cada día un trocito de mejora. Como dicen los japoneses «Kaisen». Y la India la maestra. Aquella que ha caminado y puede guiar porque ya paso por él, tiene la humildad de ayudarte a reencontrar tu ser que esta soterrado por el ego. Escribo todo esto por el compromiso de compartir con el grupo y también para decir solamente una palabra. ¡¡¡Gracias!!!¡ Con todo mi cuerpo y toda mi alma!”

Nur Nahid Muñoz. Málaga (España)

El proceso de Supervisión cada 21 días  para transformar tu baile, puede realizarse de forma presencial en Sevilla o a través de sesiónes On Line. Con mi asesoramiento y con los más de 70 vídeos que conforman la lista de vídeos de técnica corporal consciente de El tutorial 365  experimentarás un trabajo personalizado a tu ritmo.
Lee más en www.la-india.es.

 

 

Tu Flamenco en un viaje iniciático, intensivo y personal, solo tú y yo.

Tu Flamenco en un viaje iniciático, intensivo y personal, solo tú y yo.

 Te acompañaré a volver a ti, a tu centro, recordar quién eres, despertarte y recrearte, te prometo que descubrirás la profundidad que el flamenco es capaz de mover en ti y que aún no estabas viendo.

Permite que el flamenco renazca en ti.

Ya es hora de que te sientas en tus pasos, en tus movimientos, de sentir algo más que esfuerzo y vértigo. Suelta la premisa de superarte con más y más tablas de pies, horas de clases y tantos bailes aprendidos

.

No temas, a nadie tienes que pedirle permiso para crear el flamenco que tu sientes. Los maestros de este arte te lo dan todo, ahora tú debes seguir tu camino. Llegará el momento de permitirte romperlo todo, sentirte y volver a comenzar. La necesidad de respirar tu danza, la danza de tu corazón, se hará cada vez más grande y necesitas preparar tu equipaje.

Tu cuerpo responde perfectamente, a tus pies no les pasa nada, tus brazos vuelan. Eres la perfección, sino cómo crees tú que estas sobreviviendo. Tu cuerpo sabe exactamente qué tiene que hacer para digerir la comida, pulsar sangre y trasmitir mensajes de una punta a la otra, tu cuerpo es sabio y fluye según tus necesidades profundas y muchas veces reprimidas. Tu cuerpo es perfecto por eso precisa mostrarte estas sensaciones molestas y sentimientos que duelen, para encarnarte, saberte, conocerte, para amar también las partes de ti que están ocultas.El problema es cuando a tu flamenco le faltas tú.

De esta manera maravillosa lo describe Bhagwuam Shree Rajnesh (Osho. El libro de los secretos).

“El cuerpo es una máquina tan grandiosa, que los científicos dicen que si tuviésemos que crear una fábrica semejante al cuerpo humano, se necesitaría seis y medio kilómetros cuadrados de terreno y haría tanto ruido, que molestaría en ciento sesenta kilómetros cuadrados a la redonda.El cuerpo es un grandioso dispositivo mecánico, tiene millones y millones de células y cada una de ellas está viva. De modo que eres una gran ciudad de unos sesenta trillones de células, hay aproximadamente sesenta trillones de ciudadanos dentro de ti y la ciudad entera funciona silenciosa y sin problemas. El mecanismo está funcionando a cada momento, es muy complicado. Pero el énfasis recaerá siempre en esos puntos en los que de pronto no formas parte del mecanismo. Hay momentos en los que cambias de marcha”.  

Te propongo un viaje iniciático, intensivo y personal, solo tú y yo. Te acompañaré a volver a ti, a tu centro, recordar quién eres, despertarte y recrearte, te prometo que descubrirás la profundidad que el flamenco es capaz de mover en ti y que aún no estabas viendo. Exploraremos en tus herramientas únicas y personales. Sólo necesitas dejar las expectativas de lado y entregarte a la aventura, entonces te garantizo un viaje que va a sorprenderte, el viaje de regreso a ti.

La India

www.la-india.es

 

**Ponte en contacto conmigo y planearemos de acuerdo a tus necesidades y posibilidades, tu curso intensivo y privado en el que ajustaremos tu baile a ti, para que puedas expresarte en coherencia con tu cuerpo, tu corazón y tu Ser. La coherencia expande y da paz. Es así como el camino de sanación de tus emociones dolorosamente guardadas comienza, es cuando tu baile y tu vida se transforman.
Te espero.

 

 

He roto con mis miedos. Por Pilar Pérez.

He roto con mis miedos. Por Pilar Pérez.

«He roto con mis miedos de mirarme a un espejo y disfrutar conmigo misma.He roto las cadenas que paralizaban mi cuerpo y no me hacían disfrutar de mi ser y de mi cuerpo ante mí misma…»

“Bueno aquí con la maestra La India, vine a Sevilla para hacer la clase del premio que gané. Me encantó el ambiente, las compañeras y cómo no, muchísimas gracias India eres un sol, eres muy humana y a la vez cañera. Sufrí, disfruté, sudé, en definitiva, viví y disfruté viéndome bailar. Gracias a todo el aprendizaje del libro, del grupo, de los tutoriales y sobretodo de la clase práctica que fue lo mejor, he roto con mis miedos de mirarme a un espejo y disfrutar conmigo misma, he roto las cadenas que paralizaban mi cuerpo y no me hacían disfrutar de mi ser y de mi cuerpo ante mí misma… (que somos nuestros peores enemigos). Solo decir que es una pena que no viva en Sevilla y no poder seguir compartiendo tus clases y seguir aprendiendo contigo. Como bien he dicho, me he quedado con la miel en los labios, ha sido la primera vez, pero no la última que volveré a verte. ¡Ah! por cierto, si India por las redes es humana y da todo para los demás, es un disfrute bailar con ella y en distancias cortas es muchísimo más humana y tiene un corazón que no le cabe en el pecho.

Muchísimas gracias India, y doy gracias al universo por cruzarte en mi camino❤❤❤ ya eres parte de vida y de mi enseñanza.”

Pilar Pérez. Málaga (España).

5 de septiembre de 2017