Los tres elementos del éxtasis, según el Tantra.

El Tantra primero te enseña a entrar en el sexo, a conocerlo, a sentirlo, a llegar a la posibilidad más profunda que hay oculta en él: al clímax.

Te lleva a descubrir la belleza, la felicidad y la dicha esenciales encerradas en él. Una vez que conoces el secreto del sexo, entonces puedes trascenderlo.El Tantra primero te enseña a entrar en el sexo, a conocerlo, a sentirlo, a llegar a la posibilidad más profunda que hay oculta en él: al clímax.  Te lleva a descubrir la belleza, la felicidad y la dicha esenciales encerradas en él. Una vez que conoces el secreto del sexo, entonces puedes trascenderlo.

En un profundo orgasmo sexual no es el sexo lo que da la dicha, el sexo, es sólo una situación. El éxtasis es lo que le está dando euforia y ese éxtasis se crea con tres elementos fundamentales.

El primer elemento es la intemporalidad:

Se trata de trascender completamente el tiempo, olvidarse de él permitiendo que cese para ti, no es que se detenga para todo lo que te rodea, sino que simplemente deja de existir para ti porque ya no estás en él, no hay pasado, ni hay futuro, solo permaneces centrado en éste momento, en la existencia. Entonces, éste momento se vuelve el único momento real y eterno.

            El segundo elemento es quedarte sin ego:

En el sexo pierdes el ego, no importas tú; por esto quien es egoísta no encuentra la dicha en el sexo. Cuando ya no estás tú ni tampoco el otro, tú y tu amante os perdéis en una nueva realidad. El sexo te permite perder el ego sin miedo a desaparecer en él.

               El tercer elemento es ser natural:

Vas más allá de lo que es irreal así, los rostros, las fachadas, la sociedad, la cultura, la civilización, las costumbres y los mandatos se pierden. Formas parte de la naturaleza igual que los árboles, que los animales, que las estrellas, perteneces al todo, flotas en él dejándote llevar por la corriente.

Estos tres elementos te proporcionan el éxtasis, es el orgasmo con el universo cuando en el aquí y ahora, tu presencia se expande más allá de las fronteras del yo y te haces parte del todo y de la nada. Se pierde la consciencia del yo en pos de la gran conciencia. Este éxtasis sólo es posible mediante el orgasmo físico. Una vez que conoces y puedes sentir éstos elementos, puedes crearlos independientemente del sexo mediante la meditación, donde ésta se torna esencialmente la experiencia del sexo sin sexo, donde el orgasmo muta a la sensación orgásmica.  Pero, tienes que pasar por él para que estos conceptos sean parte de tu experiencia.

Por eso, el Tantra no es para el sexo sino para alcanzar la divinidad –el brahmacharya- para trascender el ego, sólo puedes hacerlo por medio de la experiencia sexual en la que la consciencia del orgasmo evoluciona al estado orgásmico de la divinidad.

 La India.  

Artículo inspirado en el Libro de los secretos de Osho, sobre el Vigyam Bhairav Tantra.

http://la-india.es