¿Qué es el Amor? cuatro preguntas para ayudarte a reflexionar.

Tal vez sea posible definir el Amor con palabras, lo cierto es que cuantas más palabras uses para definirlo, seguramente, menos has sido capaz de vivirlo.  Desde mi experiencia, al Amor no se le puede definir ni pensar, tampoco es lo importante. Sólo puedes vivirlo.
 
¿Cómo darte cuenta que vives el Amor?
            Te das cuenta que estás dentro de una experiencia de Amor porque tu cuerpo te lo dice, cuando lo escuchas y te detienes a sentir. Prestándote atención, reconocerás que tu cuerpo está relajado, no le sobra ni le falta nada, es expansión, plenitud, amplitud, aire. Un gran suspiro espontáneo. Vives el Amor cuando te quitas de todo lo externo y, cerrando los ojos, te introduces en ti aunque sea unos pocos y simples momentos de tu vida.
¿Cómo darte cuenta que piensas al amor en vez de vivirlo?
            Cuando tu cuerpo se pone tenso porque espera que suceda algo. Cuando estás en el futuro expectante de aquel ser que llegue a ti para amarte, creyendo erróneamente que esa es la ansiada felicidad que traerá consigo lo que tú necesitas. Cuando en nombre del Amor sientes que has dado todo y te has quedado en un vacío. Cuando lo que crees y pones en palabras acerca del Amor, no te permite estar en paz dentro de ti.
 
¿Cómo darte cuenta que te has encontrado con el Amor?
            Cuando las palabras te quedan cojas y tu mente se queda muda, porque no hay  descripción para ese instante divino en la naturaleza, en el arte y en tu corazón. Cuando en el silencio eres feliz, porque sí, porque así lo decides sin más. Cuando en soledad, tu mundo se hace inmensamente rico e inspirador. Cuando sonríe tu alma y tu rostro se hace receptivo y luminoso. Cuando finalmente no hay miedo y el Amor brota de ti en lo simple y natural. Cuando tu Yo, es lo más parecido a tu Ser. Cuando la ley de atracción funciona, porque lo semejante se atrae entre sí. Eres Amor, y el Amor busca siempre al Amor.
¿Dónde encuentras el Amor?
            Dentro de ti, siempre en ti.  En tu Universo, donde eres lo más importante. En el primer sitio de tu lista de prioridades, allí donde está tu nombre. En la entrega de tu corazón: desde tus luces a tus sombras. En el perdón hacia ti. En la humildad de buscar ayuda para sanar los miedos, las culpas y el dolor. En la aceptación de quien eres. En el agradecimiento a quiénes te han traído a la vida. En el milagro de tu existencia. En el servicio.
 
La India
Una Flamenca hablando de Amor.